0
No has añadido ningún producto aún.
FutBlog.

Jugadores

Marco van Basten, una delicia de jugador

Hablemos de fútbol; es el turno de Marco van Basten, delantero centro holandés que jugó entre 1982 y 1995.

Firmó su debut con el Ajax de Ámsterdam en el 82 con tan solo 17 años. En el equipo estaban un jovencísimo Frank Rijkaard, con sólo dos años más, y un Johan Cruyff en el ocaso de su carrera. Se estrenó en la penúltima jornada de Liga, con un Ajax casi campeón. Entró sustituyendo a Johan en el descanso, y en aquel único partido que jugó esa temporada, marcó el primer gol de su carrera. Aquí lo tenéis.

La campaña siguiente participó más en el equipo, y tuvo una muy buena relación goles/minutos. También se proclamó campeón de la Eredivisie, pero realmente fue la antesala de varios años goleando a lo bestia.

Así, se llegó a la temporada 83/84, en la que Marco contaba con sólo 19 años. Anotó 28 goles en Liga en apenas 26 partidos, dado que estuvo más de dos meses de baja. Éste fue el primero de los cuatro años consecutivos que ganó el trofeo de máximo goleador en Holanda. El Ajax contaba con jugadores como Ronald Koeman o Johnny Bosman, compañero en ataque de Marco que también hizo un montón de goles.
El curso siguiente anotó 23 tantos en Liga, jugando prácticamente todos los minutos. Fue el año de mantenerse, ya que como se dice llegar no es tan difícil. Y se proclamó campeón de Liga por tercera vez con su equipo.

Las dos últimas temporadas de Van Basten en Holanda fueron muy buenas. En la 85/86 llegó Johan Cruyff como entrenador al Ajax y, aunque se volvió a perder un cuarto de la temporada por lesión, metió nada menos que 37 goles. Y en la 86/87 ganó su primer título europeo. La plantilla del Ajax estaba asentada, con jugadores como Stanley Menzo, Danny Blind, el antes mencionado Rijkaard, Jan Wouters o Aron Winter. En Liga, Marco se hizo con su cuarto trofeo de máximo goleador, marcando 31 dianas. Y también se hizo con su primer título internacional a nivel de equipos. Se proclamó campeón de la extinta Recopa; un gol suyo en la final dio el título a los holandeses.

Y en la temporada 87/88 fichó por el AC Milan, con 23 años. Llegaba a un equipo rossonero entrenado por Arrigo Sacchi, con Fabio Capello de segundo, que con los años se convertiría en uno de los mejores de la historia. Destacaban Franco Baresi, Paolo Maldini, Carlo Ancelotti, Daniele Massaro o el también tulipán Ruud Gullit. El primer año, el Milan ganó la Liga, pero Marco sólo jugó 10 partidos tras un largo período lesionado. Esto le hizo llegar fresco a la Eurocopa del año 88 en Alemania Federal e hizo historia para su selección. Holanda comenzó el torneo perdiendo, y se enfrentaba a Inglaterra en la segunda jornada; pero los tulipanes se impusieron por 3-1 con hat trick de Marco. En semifinales el rival era la Alemania Federal de Lothar Matthäus, Olaf Thon, Jürgen Klinsmann o Rudi Völler. El partido iba empate, con goles de penalti de Matthäus y Koeman, pero Van Basten se encargó de marcar el gol de la victoria. En la final esperaba la URSS de Rinat Dasáev, Oleg Protásov o Igor Belánov (Balón de Oro en 1986), que había batido a los oranje en la primera jornada del torneo. Pero Holanda ganó (2-0) y los hermanos Koeman, Hans van Breukelen, Gullit, Rijkaard o Wouters se proclamaron campeones de Europa, con Rinus Michels en el banquillo. Marco obtuvo el título de máximo goleador del torneo; aquí os dejamos el gol para la historia que anotó en la final.

Al año siguiente, llegó Rijkaard al equipo milanés, y se juntaron los tres tulipanes. El delantero holandés tuvo continuidad y anotó 19 goles en la Serie A, pero el logro llegó en la Copa de Europa. El Milan sufrió mucho en los cruces ante el Werder Bremen o el Estrella Roja de Robert Prosinečki, Dejan Savićević y Dragan Stojković. Pero no tuvo piedad del Real Madrid de la quinta del Buitre, al que endosó un 5-0 en San Siro; y tampoco del Steaua de Bucarest de Dan Petrescu y Gheorghe Hagi, al que ganó por 4-0 en la final. Marco se proclamó máximo goleador del torneo y durante la temporada, en diciembre de 1988, recibía su primer Balón de Oro. Quedó por delante de sus compatriotas Gullit y Rijkaard.

Y así llegaron la temporada 89/90 y los 25 años de edad. El delantero holandés ya se había convertido en el mejor, o en uno de los mejores. Se volvió a perder el primer mes de competición, pero volvió a tener buenos números en Serie A, siendo capocannoniere de la competición. Y a nivel internacional, aunque no rindió como el año anterior, el Milan volvió a proclamarse campeón de Europa. Eliminó al Real Madrid y al Bayern de Múnich en los cruces; y venció al Benfica en la final. A nivel individual, a finales del 89 volvió a llevarse el Balón de Oro por delante de Baresi y Rijkaard.

Y aunque la 90/91 no fue buena para Marco, en la 91/92 se resarció. Llevó a su equipo a ganar un nuevo Scudetto con claridad, y el trofeo de capocanonniere volvió a ser para él, con 25 goles. Esta gran actuación le valió para llevarse su tercer Balón de Oro, en diciembre de 1992, por delante de Hristo Stoichkov y Dennis Bergkamp. De esta forma, igualaba a Cruyff y Michel Platini como ganador del Balón de Oro en tres ocasiones.

La temporada 92/93 fue la última de su carrera. Tenía 28 años y llevaba varios jugando con dolores, siendo los tobillos su mayor punto débil. A pesar de jugar poco, en Liga tuvo buenos números, pero se reservó para jugar la final de la extinta Copa de Europa, desde entonces llamada Champions League. Jugó infiltrado y sin poder hacer su juego, y el Milan perdió ante el Olympique de Marsella de Jocelyn Angloma, Basile Boli, Marcel Desailly, Abédi Pelé, Didier Deschamps, Rudi Völler o Alen Bokšić.

Con todo, Marco aguantó dos años más hasta retirarse en 1995, a los 30 años, pero su último partido fue el citado ante el Marsella. Ha sido una pena no haber disfrutado más de semejante delantero, tanto por su retiro prematuro como por las continuas lesiones que le hicieron no poder rendir al máximo de sus posibilidades.

DETALLES

Cómo jugaba: tenía el físico de un delantero centro de los de antes, pero con calidad y velocidad, ya que se iba muy bien en el uno contra uno y tenía recorrido. Su punto fuerte era el gol, de forma que cualquier balón que pudiera controlar en el área iba para dentro. Y era un autentico genio en el remate, con cabezazos, chilenas y voleas para el recuerdo.

Dorsal más utilizado: 9.

Su sello: el remate.

HOY EN DÍA

Equipo para él: Bayern Munich.

Valor de mercado: 100 millones €.

Futbolista actual ‘comparable’: Robert Lewandowsky.

Aquí os dejamos un vídeo suyo para que lo disfrutéis.

Muchas gracias por vuestra atención y esperamos que os haya gustado.

Tanko.